¿Por qué nos cuesta tanto desconectar en vacaciones?. Colaboración articulo de Sara Andrade – Revista Traveler Condé Nast. 9 Enero 2019

 

La periodista Sara Andrade 

 

¿Por qué nos cuesta tanto desconectar en vacaciones? 

La vida discurre así. Vives pensando en el fin de semana y en la siguientes vacaciones. Sientes una euforia irrefrenable los días antes de cerrar por fin el ordenador y dejar tu silla vacía (esa que va cogiendo temperatura por segundos). Y por fin llega el día, dices adiós y hasta pronto a tus compañeros y jefes. Un “¡oh, sí!” se adueña de ti en esos breves instantes de felicidad extrema.

La vida es para ti y las vacaciones también.

Pero, ¿qué pasa después? Hay personas a las que las vacaciones no les sientan demasiado bien pese a todos sus beneficios. De repente, afloran ansiedades y estrés contenido, y algunas hasta caen enfermas sin poder hacer nada para evitarlo.

Aunque las vacaciones sean sinónimo de descanso y disfrute, no siempre es así. Muchos necesitan dos tandas de vacaciones para conseguir descansar y desconectar. Porque sí, la desconexión digital es un problema que nos acecha también fuera del horario laboral.

Uno de cada tres trabajadores no logra descansar en vacaciones.

Si has sentido alguna vez que a pesar de tener ya vacaciones no dejas el modo trabajo de lado es normal (o más habitual de lo que debería). El estudio realizado por Expedia ‘Vacation Deprivation’donde se encuestó a más de 11.000 personas de 19 países durante septiembre de 2018, habla concretamente sobre esto.

¿Por qué tardamos tanto? Quizá la razón esté en que un 38% de los españoles encuestados trabaje durante sus vacaciones, mientras que un 70% revise los emails y un 50% se sienta muy estresado después de hacerlo. Y no somos los únicos, en países como Alemania, Francia, Japón, Brasil, México también tardan entre 2 y 3 días para relajarse.

Un análisis de la empresa Ranstad en 2017 también arrojaba datos sobre la dificultad que existe hoy en día para relajarse en vacaciones y hacía presagiar lo que vendría los años posteriores. Uno de cada tres trabajadores no conseguía desconectar, y les costaba especialmente a los de 25 años. Un 38,6% decía no poder olvidarse del trabajo en sus días festivos.

Francia, por ejemplo, aprobó en 2017 una ley que protegía al trabajador de la intrusión digital para conseguir que pudiera desconectar durante sus vacaciones y también fuera del horario laboral. En España se presentó en octubre una propuesta, la Ley de Protección de Datos Personales y Garantía de los Derechos Digitales que está pendiente de aprobar.

¿Cuánto tardas tú en desconectar?

En la nueva era digital es difícil no encontrar a algún trabajador que no reciba emails o llamadas de trabajo en su periodo de descanso y al que no le cueste desconectar tras coger sus vacaciones. “En vacaciones que es cuando hay que restablecer el equilibrio mental, emocional y hay que cambiar de rutinas para funcionar y actuar fluyendo sin imposiciones y libres de obligaciones, a algunas personas les cuesta adaptarse y descansar. Esto les puede generar más estrés e incluso el síndrome prevacacional”, señala Juan Cruz González, psicólogo clínico y consultor, fundador de Diotocio y programas de Psicología Positiva aplicada.

¿Por qué nos cuesta desconectar y descansar en las vacaciones? El psicólogo tiene varias razones para explicarlo.

“Para afrontar el día a día y el desgaste cotidiano que se produce, el organismo eleva los niveles de adrenalina y cortisol, conocido también como la hormona de estrés. Pero cuando esta situación se mantiene en el tiempo pueden elevarse tanto estos niveles hormonales que se rompe el equilibrio y hace que algunas personas, durante los períodos de descanso, ya sean fines de semana o vacaciones, no puedan parar ni físicamente aunque quieran”.

También puede ser debido a una causa mental, pues existen dificultades para parar y querer dejarlo todo resuelto, desconectar de las nuevas tecnologías y equilibrar su uso… Pero tampoco podemos olvidar las causas emocionales y sociales que consiguen ponerlo aún más complicado.

Podemos conseguirlo con un entrenamiento previo.

LO QUE NO HACEMOS BIEN

Debemos desconectar en vacaciones, pero no nos culpabilicemos por no conseguirlo. Un primer paso para conseguirlo es intentar sentirnos más realizados fuera de la vida laboral, la primera determinación para conseguirlo es vivir mucho más el presente.

Estamos constantemente soñando con el fin de semana y las vacaciones sin pensar en que es posible disfrutar de nuestro día a día encontrando ratos en los que podamos sosegar y ser libres.

“Cada vez hay más tendencia a esperar a las vacaciones o a momentos de descanso. Es necesario un cambio de consciencia y actitud para desarrollar nuevas rutinas. Tenemos la capacidad de hacerlo desde la neuroplasticidad cerebral, practicarlo e incorporarlo en momentos diarios para vivir con mayor equilibrio”, señala Juan Cruz.

Pero, ¿cómo? Una forma de hacerlo es a través de la naturaleza, 2018 fue el año en el que hablamos de los beneficios de los baños de bosque en nuestra salud. También podemos alcanzar el descanso realizando actividades que nos motiven, aunque eso sí, sin más reto ni objetivo que el de disfrutar.

RELAX

DESCANSAR DESDE EL MINUTO UNO

“Nuestro cerebro se puede entrenar y crear cambios pero necesitamos hacerlo como los deportistas, ir fortaleciéndolo con preparación previa con unos minutos cada día”, cuenta a Traveler.es el psicólogo.

No desesperes, puedes aprender a soltar amarre fácilmente. ¿Cómo? He aquí algunos consejos:

1. Dejar con tiempo todo planificado en el trabajo.

2. Aceptar que es una situación de cambio de rutinas en la alimentación, sueño y actividades.

3. Ir sin grandes expectativas y confiando en la capacidad de aprender y adaptarse.

4. Tener actitud de flexibilidad frente a imprevistos o cambios.

5. Adoptar una actitud de pensamiento positivo y optimismo emocionalmente inteligente.

6. Permitirse disfrutar el momento, agradecerlo y aprender a trasladarlo en nuestro día a día.

7. Desconectar “literalmente” durante periodos determinados, sobre todo apagando dispositivos.

8. Emprender actividades relajantes en contacto con la naturaleza, ya sea en el viaje o previamente.

FUENTE Traveler Condé Nast

 Articulo Pdf

 

Y estas son las respuestas a sus preguntas 

Vivir diariamente controles y ritmos acelerados en el entorno laboral, familiar (Cuidadores) o social obligan a acostumbrarse a ellos y crear mecanismos de  adaptación a nivel  físico mental, emocional, para afrontar con equilibrio el estres que supone.
Es en las ciudades donde tenemos que aprender a vivir mas distanciados y desconectamos de nuestros propios ritmos y tiempos naturales, con horarios, alimentación, descanso impuestos que incrementan el estres mental y emocional asi como la dificultad para abordar cambios  .
En vacaciones  q es cuando hay que restablecer el equilibrio mental , emocional y hay que cambiar de rutinas para funcionar y actuar fluyendo sin imposiciones y libres de obligaciones. Pero a algunas personas q les cuesta adaptarse y descansar les puede generar mas estres e incluso el sindrome prevacacional
Puede haber varios motivos
I. FISICO El nivel de estres  Para afrontar el dia a dia y el desgaste cotidiano que se produce, el organismo eleva los niveles de adrenalina y cortisol, conocido también como la hormona de estrés. Pero cuando esta situación se mantiene en el tiempo  pueden elevarse tanto estos niveles hormonales que  se rompe el equilibrio y hace que algunas personas, durante los períodos de descanso, ya sean fines de semana o vacaciones, no puedan parar ni físicamente aunque quieran .
El cerebro ha creado una serie de rutinas que las continúa generando de forma automática e impide adaptarse al ritmo del descanso mental y emocional …Ocurre como el coche que va muy deprisa y cuando frena  la inercia le mantiene en movimiento un tiempo hasta que consigue parar.
II. MENTAL Dificultades para:
Parar y aplazar por querer dejarlo todo resuelto
Poner limites a las exigencias del entorno y asumir mas responsabilidades.
Desconectar de las nuevas tecnologias y equilibrar su uso.
III. EMOCIONAL social
El excesivo control, preocupaciones  y temores que llevan a estar mas preOcupados en el futuro incierto que disfrutar ocupados en el presente.
A nivel cultural se ha aprendido a sobrevalorar el trabajo a definir lo que somos por los que hacemos y No esta bien visto permitimos tener tiempo para  hacer nada  y dejarse fluir
Confundir  estar ocioso con el derecho y necesidad de disfrutar del ocio sin autoimposiciones para ocupar el tiempo libremente
3. ¿Qué es lo que hacemos mal para no poder desconectar?
Hemos creado una gran distancia entre disfrutar y la perdida de conexión con el trabajo como fuente de crecimiento y desarrollo humano, donde la vida también puede fluir  con equilibrio y disfrutarse,   sin tener q esperar tanto a las vacaciones  y crear excesivas expectativas q frustran mucho si no se consiguen
Cada vez hay más tendencia a esperar las vacaciones o momentos de descanso e incluso la jubilación para disfrutar del presente e incorporar cambios , desconectar y crear nuevas rutinas , disfrutar de lo que fluye. Es necesario un cambio de consciencia y actitud para desarrollar nuevas rutinas y tenemos la capacidad de hacerlo desde la neuroplasticidad cerebral practicarlo e incorporarlo en momentos del dia a dia para vivir con mayor equilibrio . Hemos olvidado
– conectar mas con la naturaleza  q es una fuente de relajación y reconexion con nuestra esencia e ir   incorporandola en el camino  de ir o hacia o volver a casa , andando a través de (espacios abiertos parques…)
– realizar actividades donde la motivacion sea la ilusion, sin retos ni objetivos por el simple hecho de disfrutar y agradecer lo que se tiene más q centrarse en lo q no se tiene o la incertidumbre de lo q está por llegar .
– Dejar dias  de descanso previos o posteriores a las vacaciones para desconectar
4. Dice el estudio que a los españoles les cuesta 2 o 3 días poder desconectar y empezar a disfrutar de las vacaciones. ¿Por qué crees que es así?
El análisis de Randstad revela que el 32,5% de los profesionales españoles no logra desconectar durante las vacaciones. https://www.randstad.es/nosotros/sala-prensa/uno-de-cada-tres-trabajadores-no-consigue-desconectar-durante-sus-vacaciones/
5. ¿Qué podemos hacer para poder descansar desde el minuto 1?
Nuestro cerebro se puede entrenar y crear cambios  pero necesitamos hacerlo como los deportistas , ir fortaleciéndolo con preparación previa con unos minutos cada día
Dejar unos dias antes las cosas planificadas y dando  prioridades
Aceptar que es una situación de cambio de rutinas en el alimentación , sueño, actividades y que obliga a conectar con el propio ritmo
Ir sin grandes expectativas y confiando en la capacidad de  aprender  y adaptarse
Tener actitud de flexibilidad frente a imprevistos o cambios.
Adoptar una actitud de pensamiento positivo y optimismo emocionalmente inteligente
Permitirse disfrutar el momento , agradecerlo y compartirlo con el entorno
Lo aprendido y disfrutado incorporarlo posteriormente  al dia a dia
6. ¿Por qué aparecen enfermedades cuando cogemos las vacaciones? ¿Hay algún estudio sobre esto o explicación médica?
Observó en consulta que durante el período vacacional algunas personas que  paran y desconectan bruscamente de las actividades habituales , les  puede   reactivar  “trastornos afectivos y de adaptación , con síntomas psicológicos o somáticos, y  que en periodo vacacional incrementan la preocupación por ellos y les impide disfrutar
7. ¿Qué recursos prácticos podemos llevar a cabo durante las vacaciones para poder desconectar de todo?
PUNTO 5
8. ¿Te has encontrado con algún caso de este tipo? ¿Cómo lo has tratado?
He encontrado personas que al convertir el trabajo o la actividad cotidiana en una válvula de escape o colchón para olvidar o no afrontar problemas afectivos , familiares, enfermedades o de duelo, se resisten a salir de vacaciones y por q tener  tiempo libre  les llevaría a conectar con la realidad dolorosa. Cuando se les ayuda a entender el funcionamiento y apoya para q  enfrenten el problema adquieren recursos para afrontarlo y se permiten entonces organizar su tiempo para descansar e incluso disfrutar
Autónomos o desempleados con situación económica de incertidumbre a futuro.
Personas preocupadas por lo que ocurre en oficina que intentan controlar o que por baja autoestima no ponen limites ni delegan frente a las demandas fuera del horario laboral  .
 Y cuidadores de personas con necesidades de apoyo cuya preocupación por evolución o por procesos de duelo les impide disfrutar y sobre todo en la Navidad

Red DiotOcio