Cuidado emocional desde el claro-oscuro de la enfermedad. Conferencia Asociacion de familiares de Alzheimer Palma de Mayorca – AZAPAM-. CaixaForum Palma 19 Septiembre 2018

.

47fc022d-6d7c-4991-9bea-13cb8c65c484

PHOTO-2018-09-14-10-55-47

 

 Por el día Mundial del Alzheimer 21 /8/18   la Asociacion de Familiares de Alzheimer Palma de Mayorca – AZAPAM–   @Afapam_Oficial  celebra esta III Jornadas en CaixaForum Palma. Es un placer participar  con la conferencia

Cuidado emocional desde el claro-oscuro de la enfermedad.

Compartiendo mesa con

Video

 

dcf5be26-dff3-4f15-847f-05afe4dcc66c

 

a828d743-856c-4640-8d2c-138444f832d0

 

d67be13b-6c8e-4756-b765-996db9d6746d

214066f2-cbb5-4f05-ba24-a0de0b850256

IMG_1081

 

be2b35db-c9c7-4e90-a351-7141bef45787

 

d67be13b-6c8e-4756-b765-996db9d6746d 5bbe1868-aa9a-46e7-ac8d-64d2f1574891

 

Asistió Dª Roser González Díaz, Unidad Responsabilidad Social Corporativa del Gobierno Balear de Salud (IbSalut)

Agradezco la Invitación y confianza por parte de  mi compañera   Almudena Avellanal @ALMUAVE

 

Bibliografia

  • Del Alzheimer he aprendido a dejar la razón de lado y comunicarme con la emoción”. Alzheimer Universal.

Encontrar lo positivo;  reduce o evita la depresión en cuidadores. Alzheimer Universal

Los cuidadores en el grupo de búsqueda de beneficios reportaron menos depresión y menos sobrecarga de roles en comparación con los grupos de psicoeducación solamente. Los investigadores también probaron qué el proceso específico en la intervención de búsqueda de beneficios puede estar causando la reducción en los síntomas de la depresión, y encontraron que los cuidadores que hacen revaluaciones positivas de los pensamientos conduce a una mayor percepción de la capacidad de controlar pensamientos perturbadores que predijeron reducciones en la depresión.
  • La importancia del pensamiento positivo en el cuidado de pacientes con demencia – PSS Circle of Care
Uno de los lados más siniestros del Alzheimer es que no solo mata el cerebro de una persona que vive con la enfermedad sino que además tratará de aniquilar el cerebro del cuidador de personas con Alzheimer.
¿Cómo entonces se explican que el 40% de los cuidadores con Alzheimer sufren de depresión, o de una profunda tristeza?
Entonces, nos damos cuenta que cuando vivimos una vida rodeada por el Alzheimer es muy fácil irse al lado oscuro.
En mi caso, decidí salir del abismo del Alzheimer, y comenzar a vivir mi vida junto a mi mamá. En realidad, decidí que Dotty y yo comenzaríamos a vivir nuestra vida de nuevo.
Poco tiempo después, di un paso al lado izquierdo y descubrí el universo paralelo que llamo:
Encontrar el mundo del Alzheimer en el cuidado de pacientes con demencia
Enfrenté el Alzheimer de frente. Ya no golpeé mi cabeza contra la pared o anduve en la rueda de ardillas. Bueno, tal vez lo hice a veces.
Debemos convencer a nuestro cerebro de pensar en forma positiva. Nuestro cerebro no es diferente de nuestro estómago.
Nosotros controlamos a nuestro cerebro, no al revés.
Entonces, si comenzamos a hacer siempre pequeñas cosas positivas, tarde o temprano nuestro cerebro se adaptará a nuestro pensamiento.
Aquí tenemos un buen ejemplo:
Cuando me encontraba en el lado oscuro, en la etapa del agobio, cuando Dotty me decía constantemente que estaba enojada, me molestaba, me enfurecía, me confundía y me incomodaba. Luego me disgustaba aún más cuando ella reaccionaba en forma negativa hacia mí.
Después que me trasladé al mundo del Alzheimer, acepté que Dotty se enojaría siempre. De hecho podía predecir cuándo ella diría: “estoy enojada”.
Podía percibir que ella se enfurecería. Finalmente estaba poniendo atención en Dotty y no pensando en mi reacción.
Aprendí a reírme de mí y de Dotty.
No, no soy perfecto. A veces, le hablé a Dotty en forma brusca y le dije que tan solo comiera, o peor aún, le trataba de explicar que recién había comido.
Finalmente, Dotty y yo aprendimos a conversar en el mundo del Alzheimer.
    • Vivir el Alzheimer. ¿Solo o Acompañado? – Blog Alzheimer 2.0
    • Cuidar por Amor y con Amor – Blog Alzheimer 2.0
      Aceptamos como un honor la responsabilidad que tenemos sobre nuestros familiares, lo hacemos con amor, paciencia, dedicación, respeto, dignidad y un largo etcétera de buenas acciones, extraídas de unos valores morales que nos hace sentir realizados en el rol que tenemos, ya sea pareja, hijo/a, etc.
      Según la Encuesta de Apoyo Informal a los Mayores en España 2004 (EAIME 2004), el 87% de los cuidadores tienen problemas derivados del cuidado: el 56% en su estado de salud, el 61% en la esfera profesional o económica y el 80% en su ocio, tiempo libre o vida familiar.
       

 

PARA REFLEXIONAR

“Un anciano cayó accidentalmente en los rápidos del río llevándolo a una alta y peligrosa cascada. Los espectadores temieron por su vida. Milagrosamente, salió vivo e ileso, río abajo al final de la cascada. 

La gente le preguntó cómo logró sobrevivir. 
“Yo me adapté al agua, no el agua a mí. Sin pensar, me dejé moldear por el agua. Hundiéndome en la corriente, salí con la corriente. Así es cómo sobreviví.”
La metáfora de la sal LA PENA 
“Un anciano maestro Hindú se cansó de las quejas de su aprendiz así que, una mañana, le envió por algo de sal. Cuando el aprendiz regresó, el maestro dijo al joven infeliz que pusiera el puñado de sal en un vaso de agua y luego se la bebiera.
-“¿A qué sabe?” preguntó el maestro.
-“Amargo,” escupió el aprendiz.
El maestro rió entre dientes y entonces le pidió al joven tomar la misma cantidad de sal en la mano y ponerla en el lago. Los dos caminaron en silencio al lago cercano y una vez que el muchacho lanzó al agua su puñado de sal el viejo le dijo: “Ahora bebe del lago.”
En cuanto el agua se escurría por la quijada del joven, el maestro le preguntó: “¿A qué sabe?”
-“Fresca,” comentó el aprendiz.
-“¿Te supo a sal?”
-“No,” dijo el joven.
En esto el maestro se sentó al lado de este chico que le recordaba a sí mismo y le tomó sus manos:
“El dolor de la vida es pura sal; ni más, ni menos. La cantidad de dolor en la vida permanece exactamente la misma. Sin embargo la cantidad de amargura que probamos depende del recipiente en que ponemos la pena. Así que cuando estás con dolor, la única cosa que puedes hacer es agrandar tu sentido de las cosas. Deja de ser un vaso. Conviértete en un lago.”
  • Red DiotOcio 2.0