Los cuidados maternos tienen efecto permanente en el cerebro y Diferentes aspectos de la Ginecología psicosomática

Es importante tomar consciencia de como el cerebro de los bebes se “formatea” desde las primeras experiencias de vida en la relación y vinculo afectivo; a través del del cariño, la ternura, la tranquilidad y calma en todo el proceso de alimentación, el contacto humano, la  multiestimulación sensorial natural y comunicación. Son aspectos que como veremos mas adelante hay que tenerlos en cuenta desde el vínculo materno por su  repercusión  en la vida de las criaturas a corto y largo plazo.

Desde pequeño he vivido muy de cerca todo lo relacionado al embarazo y a la mujer al tener un padre ginecólogo que me ha hecho sentir profundamente este tema, al compartir algunas de sus clases de Cruz Roja, entrar a ver un parto y cesárea, acariciar a los mellizos recién nacidos negritos en su consulta de casa, asistir a sus conferencias Jornadas y las de sus compañeros, recibir en mi consulta a mujeres y parejas para apoyarlas en sus procesos de concepción, embarazo o por trastornos de ginecología psicosomática,  en las repercusiones que tienen los abusos en la infancia  . (Tesis doctoral Mª Eugenia Gil Anorexia y Bulimia; Discursos de medicos y mujeres diagnosticadas   . En la bibliografia 7. el “El llanto y Grito Sileciado ” . Toko-Ginecología Practica 2001, vol 60, nº 4, p 179-180)

Y desde hace años tener la suerte de aprender desde mi propia familia y compartir con mi padre  otros espacios profesionales comunes desde el ámbito de la medicina / humanismo/ ginecología y psicología.

Todo ello me lleva a mirar y escuchar en mi entorno personal y profesional cada vez a mas mujeres entre los 32/40 años que expresan con temor y angustia  “se me esta pasando el arroz” para tener hijos, y es normal ya que en nuestra sociedad consumista y del” bienestar ” tener hij@s pasa antes por conseguir, carrera, trabajo, casa, coche, vivir experiencias sociales de buena vida de ocio Viajes, etc… y el tiempo pasa. Estas actitudes sociales pueden generar a la larga tales niveles de ansiedad que en muchas parejas se produce un bloqueo en la reproducción e impide el embarazo desde una ” infertilidad psicógena” por no existir causas fisiológicas y que terminan en tratamientos de infertilidad con el gran coste emocional y económico que esto supone.

Tener hij@s en nuestra sociedad esta mas influido por la conciencia del bienestar/consumo que del AMOR y habrá que investigar las repercusiones que  esta actitud tiene desde el momento de la concepción y embarazo, junto a la expectativa y deseo del “hij@ perfect@” .

Estos aspectos considero tienen una repercusión afectiva y social/demográfica  importante ya que con estos parámetros de exigencia pocas parejas se arriesgan a tener mas de dos hij@s. Deberemos reflexionar individualmente, en pareja y socialmente sobre  la influencia de estas actitudes sociales, pensamientos y  que valores realmente queremos impulsar en las próximas generaciones humanas para que su futuro sea mejor.
PULSAR PARA ENTRAR EN ; Lo que pensamos varía nuestra biología. Epigenética . 

Tenemos también que tener en cuenta;

Una investigación constata que la atención recibida al nacer marca la química neuronal y los comportamientos en la edad adulta

 

Los cuidados maternales influyen en el desarrollo del cerebro de los descendientes pero, ¿de qué manera? Científicos del Instituto Max Planck de Investigación Médica de Alemania han demostrado que la atención materna puede potenciar, en el cerebro de crías de ratón, los efectos de un neurotransmisor implicado en procesos fisiológicos y del comportamiento. Como resultado, crías bien atendidas durante las primeras semanas de vida, resultaron ser menos ansiosas y seguras que crías que no recibieron atención materna intensiva. Los cambios cerebrales propiciados por el cuidado de las madres fueron permanentes. Por Yaiza Martínez.

Los investigadores constataron, más concretamente, que los cuidados maternos influyen en la formación de receptores NPY en el sistema límbico, que está constituido por varias estructuras cerebrales y que gestiona respuestas fisiológicas ante estímulos emocionales.

El sistema límbico está relacionado con la memoria, la atención, los instintos sexuales, las emociones (por ejemplo placer, miedo, agresividad), la personalidad y la conducta.

Este hallazgo ayuda a comprender mejor cómo las experiencias vividas al nacer pueden afectar a cualquier organismo posteriormente, en su edad adulta. Según Sprengel: “Los resultados de este estudio demuestran cómo el cuidado maternal y la atención tienen un impacto sostenido en la química del sistema límbico”. En consecuencia, el comportamiento maternal puede influir en las emociones y en la constitución física de los descendientes para siempre.

En 2009, científicos de la Universidad Ryerson de Canadá demostraron que, en el caso de los humanos, el vínculo madre-bebé afecta al desarrollo del cerebro de los niños. La investigación revelo que la ausencia o la debilidad del vínculo madre-hijo en los primeros meses de vida de los pequeños está relacionada con la ansiedad, la depresión, la agresividad y la hostilidad de los descendientes, en otras épocas de sus vidas. PULSAR para ver articulo completo